RUTA OFF ROAD A TOR (LLEIDA). EL PUEBLO MALDITO

El pueblo de Tor (Lleida) es famoso por su historia negra, un pueblo en el que solo se puede habitar fuera de época de nieves, ya que durante todo el invierno, el pueblo queda totalmente aislado por la nieve.

Situado a una altitud de 1649m en la confluencia de los barrancos de la Rabassa, de Vallpeguera y del puerto de montaña Port Vell, por el cual se cuelan las aguas que forman el rio de Tor.

TOR

Desde 1890 los hechos han manchado de sangre la vida de este pueblo.

El 14 de Julio de 1896 se constituye la sociedad de condueños de la montaña de Tor. Esto quiere decir que la montaña pertenece a los vecinos de Tor. Pero los habitantes de este pueblo se reduce a dos familias de caciques, los sansa y los Palanca, que desde entonces se han disputado la propiedad única de la montaña.
En 1980 dos leñadores guardaespaldas de Palanca mueren en extrañas circunstancias, y los del pueblo dice que Sansa no será el ultimo. En Febrero de 1995, después de medio siglo de luchas por la propiedad, el Juez de Tremp dicta sentencia y convierte a Sansa en único dueño. Pero solo lo pudo gozar cinco meses ya que apareció muerto. Y como dicen los del pueblo no solamente estaba muerto, sino podrido.
Dos años después de aquel crimen sin culpable, los odios entre las dos familias se han convertido en irreconciliables.
Las palabras de Jordi Ribas Palanca hablan por si solas: “solo me queda un camino morir matando”
TV3 emitió un fenomenal reportaje sobre esta historia,
Tor, la muntanya maleida

Tras esta introducción, nos disponemos ha descubrir la verdadera historia de Tor (que bien queda) realmente vamos a realizar la pista que transcurre de Pal a Alins pasando por Tor.
En La Seu d’Urgell, nos despedimos de las chicas, Joanna y Esther, nos veremos en Llavorsí. Ellas van por el Port del Canto.

 

Nosotros nos dirigimos a Andorra y buscamos la estación de Pal, una carretera bastante alegre donde coronamos el Coll de la Botella. A partir de aquí empieza la diversión, unos kilómetros de buen asfalto y unas vistas espectaculares.

 

Por el Coll de la Botella.

 

Llegamos al punto donde el asfalto se convierte en tierra, allí coincidimos con un trailero que nos comenta que la pista hasta Tor esta bastante rota, hay muchas roderas.

 

Comenzamos el descenso por el Valle de Tor.

Ferran.

 

Gavi.

 

Gines.

 

Carlos y Marta, sin la Amoto pero con 4×4 (pendiente otro día con la moto).

 

La pista en sus primeros kilómetros esta bastante mal hay que tener cuidado de no meternos en las roderas y a pesar de las lluvias de los últimos días la pista esta bastante seca.

 

 

Uno de los pocos vadeos que había que hacer.

 

La diversión está asegurada.

 

Y finalmente, llegamos a Tor.

Por fin salgo.

 

Parada a comentar y a refrescarnos.

 

Es el único bar del pueblo, Casa Sisqueta, nos atiende una amable mujer. Luego nos enteramos que pertenece a los Palanca.

 

Las horas pasan volando y reprendemos la marcha.

A partir de aquí la pista es mucho mas fácil, encima esta en obras ya que parece que la van a asfaltar hasta el pueblo.

 

El paisaje por aquí es espectacular, gargantas que parece que te engullen, el rió que bordea la pista.

Pasamos por Noris, un pueblo abandonado donde el silencio se ve cortado por las fuerza del rió y del aire al romper con los árboles.
Finalmente se acaba la pista y los últimos 2-3 kilómetros hasta Alins son asfalto y donde nos llevamos el gran susto del día, unas vaquitas en plena curva cruzando la carretera.

 

Alins es nuestro punto final, su puntiagudo campanario y el majestuoso Monteixo con sus colinas nos impresiona.

 

Ahora ponemos rumbo a Llavorsí para encontrarnos con las chicas. Repostamos y ponemos fin del este gran día en Esterri d’Aneu.

 

 

Nos alojamos en el Hostal Vall d’Àneu, un perfecto lugar para reponer fuerzas para mañana.

 

Una buena ducha y una terracita para finalizar.

 

Mañana iremos en busca de la Vall Noguera Pallaresa, Montgarri y Pla de Beret, pero eso será otra historia.

 

SALUDOS MOTEROS

Deja un comentario